Llorar no solamente sirve para expresar tristeza o dolor, sino que también nos ayuda a expresar felicidad o alegría. Numerosos estudios resaltan sus beneficios en nuestro bienestar físico y emocional.