Cocinar demasiado los alimentos pueden provocar sustancias cancerígenas. Carnes, patatas fritas, café o productos derivados de los cereales como el pan o las galletas, mejor que tengan un color dorado pero no muy tostado.