Cerca de dos millones de personas mayores viven solas en España. Dedicar tiempo para visitarles contribuye a mejorar su calidad de vida y nos enriquece como personas.