• “El 90% de las lesiones oculares ocurridas en los lugares de trabajo se pueden prevenir con el uso correcto y apropiado de equipos de protección individual”

  • La guía repasa los diferentes tipos de riesgos y equipos de protección necesarios y aborda cómo implantar un Programa de Protección Ocular y Facial en las empresas

Valencia, 03 de enero de 2019. “Protege tus ojos, mira por tu seguridad”. Con este objetivo umivale ha editado una guía con pautas generales que ayuden a las empresas a implantar un programa de protección ocular y evitar lesiones en ojos y cara en los trabajadores durante el desempeño de su trabajo.

El documento, disponible en la web de umivale, dentro del apartado de prevención y salud, recoge los factores de riesgo que pueden afectar a la visión, los tipos de equipos de protección individual que existen según el diseño o el riesgo frente al cual ofrecen protección, normas de uso y mantenimiento de los mismos y cómo implantar un Programa de Protección Ocular en la empresa.

Según datos de la OHSA, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional del Departamento de Trabajo de los EEUU, el 90% de las lesiones oculares ocurridas en los lugares de trabajo se pueden prevenir con el uso correcto y apropiado de equipos de protección individual o EPI´s. “Con estas cifras es imprescindible incidir en la prevención en este tipo de trabajos y crear conciencia tanto en empresarios y mandos intermedios como en el propio trabajador”, ha destacado José Luis Cebrián, Responsable de Prevención de umivale.

Así, la guía diferencia los riesgos que pueden afectar a la visión del trabajador entre mecánicos, químicos y biológicos y los generados por radiaciones, destacando que pueden darse simultáneamente. “No es lo mismo el riesgo generado por polvo con partículas gruesas que las salpicaduras de sustancias químicas o las radiaciones durante las soldaduras, por lo que es importante identificar que tipo de protección es la más adecuada frente a cada riesgo. Según el escenario, requeriremos de gafas de montura universal, integral, pantallas faciales o incluso pantallas combinadas con otros EPI’s”, ha apuntado Cebrián.

El Responsable de Prevención ha remarcado que la elección de un equipo de protección ocular “requerirá, en cualquier caso, de un conocimiento amplio del puesto de trabajo y de su entorno. Es por ello que la elección debe ser realizada por personal capacitado, y en el proceso de elección la participación y colaboración del trabajador será de capital importancia”.

El responsable de umivale recuerda que los riesgos deben ser eliminados o minimizados en su origen tanto como sea posible. “Los EPI´s no son sustitutivos de otras medidas, como las de tipo colectivo, que se deben adoptar de forma previa a su uso, con objeto de eliminar o minimizar los riesgos”.

“Cuando en el desarrollo de sus actividades los trabajadores de la empresa deban proteger los ojos o zona facial, o se produzca una elevada siniestralidad derivada de accidentes oculares o faciales en la empresa, como medida de control y mejora se puede implantar un Programa de Protección Ocular”.

Es en este punto, donde la guía repasa las fases necesarias para implantar un Programa de Protección Ocular y Facial en la empresa. Dicho documento se suma a toda una colección de recursos, tanto de prevención como de promoción de la salud laboral, a través de los cuales umivale contribuye a fomentar una cultura preventiva entre sus empresas y trabajadores protegidos.